lunes, 19 de noviembre de 2012

Auténticos héroes

Los que me conocéis (o los que simplemente visitais o habéis visitado mi blog alguna vez) sabéis de mi predilección por el mundo de los superhéroes: esos tipos vestidos con vistosos trajes a los que el destino les ha hecho singulares de algún modo, dotándoles de poderes o habilidades extraordinarias con las que pueden luchar por los demás. ¿Existen en nuestro mundo personas así? Sí existen pero lamentablemente este mundo nuestro no es nada justo y aquí esas personas singulares no reciben bendiciones... o no nos lo parece a nosotros en un principio.


Portada que dibujé para la historia de la que hablamos en este post

Por extraño que parezca, el mundo de los fanfic me ha hecho conocer a alguna de estas personas. Dejadme que os lo cuente: Jose Luis Miranda, uno de los talentosos escritores del proyecto Action Tales y autor de una de las series más longevas dentro de Tierra-53 con su Superman, suele sorprendernos de vez en cuando con relatos donde el celebérrimo Hombre de Acero debe hacer frente a problemas... más reales, descubriendo que ni siquiera él puede hacer frente a todas las injusticias. Ya en una ocasión tocó el tema de la violencia de género y ahora, con  su actual saga Errante, nos encontramos con otras aventuras mucho más... cercanas, llenas del dolor y la esperanza que impregna nuestro día a día. Pero la última historia que me envió era muy especial, una que me caló muy hondo y que supongo que a él no le resultó nada fácil escribir. En ella Clark conocé a un niño y a su familia, un niño entre un millón que en vez de ser dotado de superpoderes gracias a su singularidad (como sería normal en un cómic de superhéroes) debe enfrentarse a una enfermedad de esas denomidas "raras", enfermedades a las que nadie les sale rentable investigar sobre ellas y que muchos sufren en silencio. Pero, lejos de ser una historia triste, la esperanza impregna cada una de las palabras que pone en boca de sus protagonistas. La familia hace gala de una entereza casi inimaginable, enfrentándose a un destino injusto y dándo las gracias por los momentos vividos y por todo el amor que ese niño ha disfrutado y deja detrás. Y es en ese amor, en el reconocimiento y disfrute del mismo, donde radica la posible bendición a la que hacía referencia al principio del post.

¿Cuantas niños habrá como ese en este mundo nuestro? ¿Cuantas familias estarán pasando por lo mismo inadvertidos para todos? En una época como la que vivimos, donde el dinero está en boca de todos y descubrimos qué poco valoran algunos lo que realmente importa, pienso en estas familias que llevan años relegados al ostracismo viendo cómo sus familiares son ingnorados por culpa de la rentabilidad o no de un fármaco. ¿En que se ha convertido el ser humano? Convivimos con el sufrimiento diariamente y nos hemos insensibilizado ante él, yo incluido. Es necesario cambiar y rebelarse contra todo ésto, dar a conocer esas historias (aunque sea mediante simples fanfics como los nuestros) para que dejen de ser ciudadanos invisibles y que exijamos todos que se invierta capital en lo que realmente importar: en la salud y bienestar de todos.

Como dije anteriormente, no tuvo que ser fácil para Jose Luis escribir esta historia. Le tocaba demasiado cerca. Dos familiares suyos tenían la enfermedad que se describe en el relato (el síndrome de Hunter) y, por desgracia, uno ya no está con nosotros. Sirva esa historia y este post como homenaje a él y a todo su familia, por todo el valor y entereza con el que se han enfrentado a esa enfermedad y continúan haciéndolo día a día. Y desde aquí todo mi apoyo y mi cariño.

Si quereis conocer más podéis seguir el blog de Zita Miranda Mi vida con mucopolisacaridosis Y si quereis ayudarles más también tienen una tienda virtual llamada Tragón y Gusanito, especializada en cosas para bebés y productos artesanales y que les sirve como apoyo financiero ahora que deben dedicar mucho tiempo a cuidar de los suyos. Ahora que se acercan fechas típicas de hacer regalos muchos de sus productos podrían ser detalles perfectos...


4 comentarios:

RAMON dijo...

Nosotros tambien tenemos superheroes MPS en la familia. Agradezco que comentes la situacion de nuestros heroes MPS, gracias.
He enlazado el post en algunos de nuestros grupos de MPS en facebook, Incluido el grupo de "la vida con mucopolisacaridosis" .

Un fuerte abrazo a la familia, a Zita a Javier y un
beso a Quique.

Cinthya dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cinthya dijo...

Entiendo muy bien porque yo tambien tengo Mucopolisacaridosis tipo IV... Saludos

Roberto Cruz dijo...

Muchas gracias a los dos por comentar. Y mucho ánimo y fuerza. Vosotros si que sois auténticos superhéroes...