lunes, 23 de julio de 2012

Y es que al final no he podido resistirme...

... y es que todo esto son ideas que me han estado rondando por la cabeza desde que el sábado por la noche tuve la ocasión de ir a ver El Caballero Oscuro:  la leyenda renace, el esperado fin de la trilogia que Christopher Nolan ha estado realizando con el personaje. Poco a poco las reseñas van abriéndose un hueco dentro de este blog (esta sería la tercera, despues de la dedicada a Manhatto Smash y tras el anterior post, que se convirtió en una velada reseña a un antiguo comic) pero, tras comentar el tema en el blog de mi amigo Tony Jimenez, he visto la necesidad que tenía de compartir esto con vosotros. (Además, ¿no digo que este blog es tambien un rincón para hablar de lo que me gusta? Pues hala, al lio...)


¿No has ido a ver la película? Te invito a verla y luego pásate a comentarla. He procurado que mi opinión sobre la misma esté carente de spoilers en la medida de lo posible, pero no me hago responsable si averiguas algo más de lo que quisieses sobre ella si la lees. A partir de aquí entras bajo tu responsabilidad...


Yo tuve la ocasión de ir a ver la película este fin de semana (casi de estreno) y soy uno de esos espectadores que salió… desconcertado del film. Estoy convencido que necesitaré un segundo visionado para poder disfrutar de ella en su totalidad, dadas las grandes expectativas que tenía a la hora de entrar en la sala. Si, no voy a negar que vi una gran película, llena de acción y dramatismo, pero… ¿vi un gran film de Batman?

Desde un principio sé que éste no es el personaje de los comics (he devorado la trilogia de Nolan con avidez) pero las “licencias” que se toma con el personaje (sobre todo en la primera, aunque se le perdonan al estar narrando el origen y “construyendo” al personaje. En la segunda, con sus diferencias, su visión no dista demasiado del personaje clásico) aquí se vuelven un tanto exageradas. Hay varias escenas en las que me cuesta mucho reconocer el personaje en sus reacciones que, aunque puedan resultar coherentes para una persona normal, no lo son con el personaje que se supone que interpreta (sobre todo en la primera parte de la cinta). Además, Bane no es Joker y eso se nota demasiado. Si, el plan del villano es maquiavélico y complicado, quizás en exceso para ser algo que tiene tan preparado (y que en Joker, quien se supone no planificaba nada pero luego estar preparado para todo) no resultaba tan forzado. Se agradecen los guiños al comic, con numerosas referencias a diferentes historias, pero en esa misma virtud puede radicar su defecto al querer juntar demasiadas cosas en la mismo sitio, haciendo que muchos elementos encajen de manera… forzada. El plan del villano me chirría por lo retorcido que es dentro del universo verosimil de Nolan y el tema del renacimiento se vuelve … reiterativo, de manera que en la segunda parte del film ya te suena a repetido.

Luego Nolan se muestra obsesivo con eso de “el final de la trilogia”, atando cabos a diestro y siniestro (aunque sea forzándolo todo) como si quisiese dejar claro a todo el mundo que hasta aquí ha llegado, que esta era la historia que quería contar de Batman y que por nada del mundo volverá a tocar el personaje. Vale, mensaje captado. Ya lo había dejado claro en diferentes medios y en numerosas entrevistas. ¿Por qué tanto empeño en demostrarlo en la película? ¿Acaso pretendía desmontar todo su universo para que nadie más quisiese jugar con él? Porque eso es lo que consigue: cualquiera que quiera continuar la historia a partir de este punto hará otra cosa, pues para hacerlo deberá desmontar todo lo que él ha hecho en este film y ya no será su “Batman”…

"John Blake" (el personaje) me desconcierta en el film. Un elemento tan importante en el final de la película resulta demasiado previsible desde un principio, siendo su primera escena toda una declaración de intenciones por su parte. ¿No había otra forma de haberlo hecho, más disimulada, a lo largo de todo el metraje? Además, si te molestas en investigar el mito para utilizar un personaje tan oscuro como Ronald Dagget (creado no para los cómics si no para la mítica BATMAN THE ANIMATED SERIES) ¿Por qué utilizar un personaje de nuevo cuño para algo tan importante? Aunque trate de arreglarlo al final, eso no queda más que como un “parche” para contentar a los fans. Visto lo visto, podían haber utilizado el nombre de un personaje propio de los comics (me vienen tres a la cabeza ahora mismo, sobre todo el del original) porque a ninguno nos sorprendió lo que hizo con él al final…


Como he dicho no puedo quejarme de TDKR como película (creo que es la más definitoria de las tres en lo que se llegará a conocer como “el Batman de Nolan” ) y, además, fui a verla con dos personas “no-fans” del personaje y ambas quedaron muy satisfechas, cosa que sólo me confirma esa sensación de buen film. Será un gran colofón para la trilogía pero no puedo quitarme la sensación de que se podía hacer algo igual de bueno de manera diferente…

Atomicos saludos!!


2 comentarios:

willy quiroga dijo...

es exactamente lo que pienso y eso que todavia no la vi, por mi cabeza solo ronda el: yo podria hacerlo mejor

Roberto Cruz dijo...

Muchas gracias por tu comentario. :-)